DJEDJE, Ernesto

Roi du Ziglibithy

LP

ANALOG AFRICA

Nº Cat.: AADE015LP

/

AFRICA

31,00 

- +
- +

La estrella de Ernesto Djédjé comenzó a ascender a finales de los años 60, cuando se convirtió en guitarrista y líder de Ivoiro Star, fundado por Amédée Pierre, estrella de Dopé, el estilo musical líder en ese momento. Preocupado por la “congolización” de la música de Costa de Marfil Ernesto abandonó el grupo y emigró a París en 1968 para grabar sus primeros sencillos arreglados por Manu Dibango e influenciados por Soul, Rhythm & Blues. Estas grabaciones reflejan la tendencia del momento dictada por dos corrientes musicales dentro de la escena marfileña: música tradicional, encarnada entre otros por Amédée Pierre por un lado y música importada de los Estados Unidos, Camerún y Zaire por el otro. Y mientras que la primera tendencia fue generalmente descuidada, la juventud abrazó completamente la segunda y como resultado bandas como ” Les Black Devils”, “Djinn-Music”, “Bozambo”, “Jimmy Hyacinthe”, saltaron al estrellato de la noche a la mañana grabando principalmente música funk y disco.
Al regresar a Côte d’Ivoire en 1974, Ernesto comenzó a buscar músicos con ideas afines para formar los poderosos “Ziglibithiens”. Diabo Steck (batería), Bamba Yang (teclados y guitarra), Léon Sina (Guitarra) y Assalé Best (chef d’orchestre y Saxofón) se convertirían en el núcleo del grupo y junto a Ernesto comenzaron a pensar en formas de combinar los ritmos y cantos del pueblo Bété y fusionarlos con Makossa, Funk y Disco y crear un estilo musical que era tanto marfileño como internacional. Llamó a su experimento Ziglibithy y sus dos primeros álbumes, inmortalizados en los estudios EMI en 1977 en Lagos y lanzados en el sello Badmos, tomaron por asalto África Occidental convirtiendo a Ernesto Djédjé en un icono de la noche a la mañana y una de las leyendas de la música africana.
Ernesto Djédjé murió en circunstancias misteriosas el 9 de junio de 1983, a la edad de 35 años, conmocionando a toda la nación marfileña.
Y aunque el final llegó abruptamente, no llegó lo suficientemente pronto, y Ernesto tuvo tiempo, en 5 álbumes, para cimentar su legado como uno de los artistas más innovadores que haya producido Costa de Marfil.
La canción Zighlibitiens, traída a Colombia por un mecánico aeronáutico a principios de la década de 1980, se convertiría en un gran éxito en la Costa Caribe, rebautizada como “El Tigre” por los operadores de los sound systems locales, esa canción en particular alcanzaría el estatus de leyenda en Barranquilla y Cartagena, incendiando incontables fiestas locales. Este se ha convertido en uno de los álbumes más cotizados de esa parte del mundo, y así, mientras Ziglibithy ha desaparecido en la mayoría de las ondas de su país natal, en el otro lado del Atlántico, su fuego sigue brillando.